Mini bodegas un mercado en expansión en Chile

Slider01-compressor2

El crecimiento de la industria se debe a que en Chile cada año se construyen departamentos y casas más pequeñas. Cuando se compra un departamento, las bodegas significan una inversión extra al precio de la propiedad y dependiendo de la zona, puede subir hasta el 3% del precio total de la compra. Esto sin contar por los gastos de seguridad, contribuciones, gastos comunes, etc. Al final, una persona termina pagando mucho más por una bodega en su edificio que arrendando. Con el tiempo, los chilenos han entendido que una mini bodega le resuelve los problemas de espacio que cada vez son más necesarios.

¿Quiénes arriendan?

Desde la industria señalan que el 53% de los chilenos que arrienda son particulares que necesitan del espacio para guardar ropa de temporada, colecciones, muebles antiguos, objetos heredados o con un valor emocional. Igualmente, tienen como clientes a personas que dejan el país por periodos largos o se cambian de casa. El otro 47% es ocupado por empresas, emprendedores e instituciones que necesitan de dichos espacios para sus actividades porque incluso algunas empresas han optado por integrar espacios de trabajo con cafés, áreas de espera, entre otros servicios.

 

En las mini bodegas es posible guardar todo tipo de objetos, de las más variadas formas y tamaño, permitidos por la ley. Entre la lista de los principales objetos que no se pueden guardar están: animales, productos inflamables, productos perecibles, estupefacientes y demás artículos prohibidos por la ley, desde la industria coinciden en que el principal desafío es la seguridad.
archivadas en: blog