Cómo almacenar ropa de invierno

A medida que laves en seco y limpies tus prendas de invierno, separa cualquier prenda que parezca dañada o rota. Esto podría incluir abrigos con botones faltantes, ropa con roturas o manchas menores, o zapatos que necesiten suelas nuevas. Lleva las prendas que quieras reparar a una costurera respetable o a un zapatero profesional. Si no te interesa arreglar la prenda, encuentra una forma de reciclarla o guardarla en una mini bodega.

Los contenedores de plástico son ideales para el almacenamiento estacional de tu ropa no delicada. Dobla y coloca las prendas más pesadas, como jeans y suéteres, al fondo del contenedor. Coloca camisetas, faldas y mallas bien dobladas encima de la capa inferior gruesa.

Aunque las bolsas al vacío te ayudan a ahorrar espacio, no permiten que tu ropa respire.
Los contenedores de plástico son muy buenos para el almacenamiento a corto plazo. Si necesitas almacenar ropa por más de una o dos temporadas, coloca las prendas una bolsa o caja de almacenamiento de algodón.

En vez de las bolas de naftalina, considera usar bolsitas de lavanda o bolas de cedro para mantener tu ropa oliendo fresca y libre de pestes.

Para más información cotiza tu mini bodega ideal para guardar tus cosas de forma segura.

archivadas en: Blog