Consejos para organizar tu clóset

En muchos lugares del mundo, sobre todo en el hemisferio norte, tienen muy arraigada la costumbre del “spring cleaning”. ¿Qué es eso? Simplemente, un gran orden que hacen cuando llega la primavera. Hay quienes dicen que los orígenes se remontan a la antigua tradición judía de limpiar la casa antes de la Pascua, pero sea cual sea el nacimiento de esta costumbre, lo cierto es que es una muy buena idea para aprovechar los primeros días de sol.

 

Si tienes ganas de unirte a esta cruzada, acá te dejamos algunos consejos para que puedas organizar tu clóset, uno de los lugares que generalmente cuesta más mantener bajo control.

 

1- Deshacerse de lo innecesario

Sí, probablemente el primer paso es el más difícil. Reconocer que ese vestido que te compraste en liquidación hace 3 años (y que no has usado nunca) en realidad va a seguir colgando en el clóset, es difícil, pero hay que hacerlo. Una buena regla es: si tienes algo que no has usado en un año, seguramente no lo vas a volver a usar. ¿Qué hacer entonces? Regalarlo y dejar que alguien más lo disfrute. Lo bueno es que con esto se libera espacio en el clóset, y siempre puede entrar algo nuevo…

 

2- Separar la ropa por temporadas

Una forma simple de liberar espacio en el clóset, y así facilitar la tarea de organizarlo, es separar la ropa por temporadas. Durante el verano, guarda la ropa de invierno en bolsas o cajas, que se pueden guardar en la bodega, el entretecho, debajo de la cama o en cualquier rincón que no se use. ¿Una buena idea? En vez de un velador tradicional, pon un baúl: además de verse más estiloso, sirve para guardar desde las sábanas hasta la ropa fuera de temporada. Funcionalidad ante todo.

 

3- Organizar de acuerdo al uso

Este es un consejo muy simple, pero efectivo: guarda la ropa que más usas al nivel de la vista, para tener fácil acceso; las que usas un poco menos, abajo y las que casi, casi, no usas, en la parte más alta del clóset.

 

4- Usa el espacio vertical

Siguiendo la idea del consejo anterior, aprovecha todo el espacio vertical del clóset. Arriba del colgador, abajo, en las paredes… Todo sirve para guardar desde las carteras en algunos ganchos, hasta los zapatos en distintos niveles. De hecho, si tienes muy poco espacio dentro del clóset, o te faltan cajones, puedes colgar toda la ropa más corta (como las faldas) a un lado y debajo de ellas poner una pequeña cajonera que te dará espacio adicional.

 

5- Zapatos en orden

Los zapatos son difíciles de mantener bajo control, sobre todo si tienes demasiados… Una súper buena opción son los zapateros (que se pueden usar fuera del clóset y sirven para tener todo en orden). Se pueden decorar como un mueble más y nadie sabrá que ahí se esconde tu gran colección. Otra opción es guardarlos en sus cajas, porque así se pueden apilar uno sobre otro sin que se estropeen. Para recordar más fácilmente cuál zapato está en cada caja, puedes sacarles una foto y pegarla por fuera o simplemente escribir una descripción detallada en la caja, como “botines negros con cierre plateado, con taco medio”.

 

6- Cajas y canastos, los mejores aliados

Y finalmente si tu clóset no tiene cajones, una excelente opción es poner algunos canastos o cajas. Sirven para guardar la ropa interior, los calcetines, incluso las carteras. Además, un canasto lindo siempre ayuda a que todo se vea mejor.

archivadas en: blog